Monday, May 25, 2015

SUPERFICIALIDAD

por Jaime Galvis V.
A la economía de consumo se ha sumado últimamente la sabiduría de consumo. Así como la primera ha sido un motor de progreso, empleo y producción, la segunda ha perjudicado seriamente el cuociente intelectual de la ciudadanía. Las consejas, la ciencia de revista, los conceptos de telenoticiero, la sabiduría de relleno, están afectando muy seriamente la capacidad de raciocinio del ciudadano medio. En Colombia, esa tendencia de hacer afirmaciones sin fundamento tiene una larga tradición, pero con la limitación mediática y el bajo nivel de alfabetismo no tuvo la resonancia que tiene actualmente la ignorancia ilustrada. 
Circulaban cuentos ingenuos tales como el de la Atenas Suramericana, el segundo himno nacional del Mundo, después de la Marsellesa, el rosario de próceres sin méritos etc. Con el progreso de los medios de comunicación, surgieron toda una serie de infundios de muy amplia difusión acerca del calentamiento global, la biodiversidad, la contaminación visual, la contaminación auditiva, una interminable lista de sustancias cancerígenas, the political correctness, el CO2 en la atmósfera, el colesterol, los triglicéridos, la grasa saturadas, las grasas insaturadas, el gluten, el feng shui, las profecías mayas, el Imperialismo Yankee, el mercurio, la capa de ozono, la deforestación, la minería a cielo abierto, el agotamiento del agua, el fenómeno del Niño, Los Iluminatti, los ovnis, la sísmica petrolera, los cultivos transgénicos, los plaguicidas, la celulitis y mil temas que han llevado a la población a acumular creencias absurdas. 
En medios de comunicación tan novedosos como el Internet pululan los videos de pseudociencia y superchería. Si todo esto se ha difundido mundialmente, en Colombia además se han creado toda una serie de falacias, por ejemplo la historia acerca de los páramos como fuente de la hidrología nacional, esas pequeñas tundras pretenden preservarlas de la actividad humana, prohibiendo la población de áreas por encima de 2900 metros de altura. Esos naturalistas de cocktail nunca supieron que el Imperio Inca tuvo su asentamiento en zonas por encima de 3000 metros de altura y allí desarrollaron toda una civilización. De esas cumbres andinas provienen cultivos tales como la papa, la quinua, el amaranto, la arracacha, etc. Allí se desarrolló la cría de auquénidos, chichillas y cuyes. Ese gran novelista de la vida en la puna, Ciro Alegria, decía que los habitantes de las alturas eran las gentes más sanas del Perú, porque allí no había endemias. 
Otro tema absurdo de la sabiduría de revista es la minería. Altos funcionarios pontifican que esta actividad está poniendo en peligro la agricultura y arrasando las selvas. La sabiduría de telenoticiero ignora que la minería es una actividad puntual, no hace mucho un grupo de ecólogos pudo observar en Google Earth la mina de hierro más grande del Mundo, Carajás en Brasil, el comentario unánime fue ¿es tan pequeña? Es tan acentuada la desinformación que en una población del Tolima, Piedras, hubo una oposición casi unánime a la instalación de una planta de separación de minerales de Anglo Gold Ashanti, por la simple ignorancia, ya que no se trataba de establecer allí una mina, sino una operación industrial. La explotación minera en California y Vetas, actividad más que centenaria, ha recibido la satanización de toda la prensa amarilla. Lo menos que le atribuyen es el envenenamiento del acueducto de Bucaramanga. Esos genios mediáticos ignoran que la gran metrópolis de Africa del Sur, Johannesburgo, está construida sobre la mina de oro más grande del Mundo. 
Otra conseja amplísimamente difundida es acerca de la biodiversidad del Andén pacífico de Colombia. El que se tome el trabajo de recorrer esas selvas puede darse cuenta de la escasez faunística. El clima hiperhúmedo es tan hostil a la vida como el desierto. Para proteger ese emporio de vida, se ha obstaculizado persistentemente el desarrollo económico de esa zona. Se han cancelado proyectos de puertos, hidroeléctricas, carreteras, minas, etc., condenando a la población del Chocó geográfico a una miseria sin solución. La ignorancia mediática convirtió los extensos terrenos del antiguo Ingenio Sautatá en una reserva natural impoluta, el parque Nacional Los Catios, que se convirtió en una barrera para impedir la carretera a Panamá y a Norte América.

Monday, May 18, 2015

Izquierdismo vergonzoso

Por Jaime Galvis V

La evolución de las corrientes políticas de izquierda está tomando un giro inesperado y vergonzoso. Luego de la Segunda Guerra mundial la expansión del Comunismo en el Mundo se consideró un hecho inexorable, los países iban sucumbiendo ante la invasión militar y propagandística. Europa Oriental se vio sojuzgada por déspotas dogmáticos, intransigentes e ineptos manipulados por la Unión Soviética. China fue gobernada por un régimen draconiano y absurdo que causó incontables muertes y una miseria atroz. Gradualmente se establecieron regímenes satélites en países de Africa, Asia y en Latinoamérica, Cuba. Todo esto se derrumbó en la Perestroika cuando se descubrió la absoluta incapacidad de la dirigencia comunista para manejar la economía. Esto lo predijo un brillante intelectual montenegrino, Milovan Djilas, en 1959, en un libro titulado “La Nueva Clase”. No hubo un solo régimen comunista que lograra el desarrollo económico. 

Ahora después de semejante debacle, surgen en América Latina corrientes ideológicas de extrema izquierda que pretenden repetir el desastre, paulatinamente se han establecido unos regímenes en los cuales se presenta una simbiosis entre el Marxismo-leninismo y la tradicional cleptomanía iberoamericana. Una curiosa mezcla de dialéctica y desfalco. Esto le ha imprimido a los regímenes de izquierda una dinámica increíble;  la Unión Soviética se arruinó en setenta años, Venezuela lo ha logrado en menos de veinte.

Naturalmente el Marxismo de opereta latinoamericano tiene sus matices, en Argentina la izquierda presenta una notable propensión al nepotismo, lo cual es un rasgo común con los dos dinosaurios del Marxismo-leninismo, Cuba y Corea del Norte; pero a diferencia de los antiguos colosos del Comunismo que se distinguieron por ser patriarcales, en Argentina el matriarcado tradicional simplemente se vistió de rojo, toda una sucesión de amazonas tales como Evita, Isabelita y Cristina. Las mencionadas damas mezclaron equitativamente el populismo y la corrupción llevando el País a la bancarrota. 

En Brasil, sede teórica del Foro de Sao Paulo, la folclórica simbiosis del Marxismo y la corrupción llego al extremo, los gobiernos de Da Silva y Roussef, han batido el record de ministros destituidos por desfalco, cuando los primeros que han debido dimitir eran los dos jefes de Estado. Los personajes del Partido de los Trabajadores resultaron más voraces que los políticos tradicionales. 

En Bolivia se presenta un cuadro muy especial, un líder indígena del narcotráfico gobierna el País, un personaje pintoresco que funge de marxista-leninista. Afortunadamente parece que no ha entendido las doctrinas, lo cual ha salvado a dicho país de la ruina en que cayó Venezuela. Vocifera contra el Capitalismo y el Imperialismo Yankee pero no ha cometido disparates de fondo.

En Chile gobierna una izquierdista dogmática que está empeñada en evitarle al País los horrores del desarrollo económico.

En Colombia la situación tiene aspectos de tragicomedia. Una dinastía decrépita está en “negociaciones” con un grupo de delincuentes cuyas actividades siempre las presentan con un disfraz político. Esto es un despropósito de tamaño descomunal, algo así como que Italia entablara conversaciones de paz con la N´dragueta o con la Mafia. Un País con cuarenta y cinco millones de habitantes, paralizado por cuenta de un “proceso de paz” con un puñado de facinerosos que posan de izquierdistas. Más aún estos últimos pretenden que Colombia adopte su Marxismo trasnochado.

xico es un caso especial, allí tuvo lugar la primera revolución del Siglo XX, la cual sumió al País en una espiral de barbarie. Toda una serie de caudillos de horca y cuchillo asolaron el País durante varias décadas. Luego el abuso y el atropello se institucionalizaron bajo la dirección del “Partido Revolucionario Institucional”, el cual bajo normas propias institucionalizó el saqueo del tesoro público, la repartición de prebendas, las trampas electorales y las trapisondas de un sindicalismo desbocado y corrupto.


Sunday, May 17, 2015

Introducing Paul Rosenberg - Production Versus Plunder


By Paul Rosenberg - April 04, 2015
The Daily Bell is honored to present Paul Rosenberg's Production Versus Plunder as a weekly Saturday series. First, an introduction, from Paul ... 
I am greatly pleased to run Production Versus Plunder as a serial here at The Daily Bell. We'll post one section each week, running from beginning to end.
Production Versus Plunder is a history book, but I'm sure it's unlike any history book you've ever read. And I'm sure of that because I tried for decades to find a general history that made sense to me, and never found one.
I went to some of the best schools in my home town, got excellent test scores and, considering how much I hated school, secured some fairly decent grades. I was able to make sense of math, of science, and of more or less every subject but one: history. I was able to remember the dates and pass the tests, but it never made sense to me.
I could understand how math worked. I could verify it, test it and use it. To use an old '60s phrase, I could grok it. It was the same with science: I might have to work at it, but once I did, I could understand how the various materials and forces interacted; it made sense.
I could never get that from history. It was a jumble of disconnected facts and unsupported theories. I was able to ignore the problem once I left school, but it stayed in the back on my mind. For decades I read all sorts of history books (good ones, bad ones, crazy ones), trying to make sense of the subject. I spent a lot of time in museums. I absorbed a lot of data, but I still had no depth of understanding.
Finally, in the autumn of 2008, I had my breakthrough. The pieces finally came together and this book was written, at white heat, over a three-week period.
One thing I learned is that the history textbooks we received in school were political. They began with a mandate: That the past must be made to support the dominant cultural paradigm, or at least not make it look bad.
And that is precisely the wrong way to do history.
So, welcome to a history book that makes sense. Production Versus Plunder covers the civilizations of the West, from their earliest beginnings to the near future. I hope to revise it in 2016, to reflect new discoveries and my own increased knowledge, but there will be no change to the narrative: The story remains the same.
Welcome aboard,
Paul Rosenberg



Sunday, May 10, 2015

BANALIDAD

por Jaime Galvis V.
En el Mundo han crecido espectacularmente los medios de comunicación, se han multiplicado las universidades y centros de enseñanza. Todo esto llevaría a creer que el nivel medio de conocimientos en la población crecería exponencialmente, desafortunadamente esto no es así. Con todas esas facilidades está triunfando la banalidad. Vanidades le ganó la pelea a Time.
Es muy triste ver las grandes librerías llenas de publicaciones acerca de superación personal, fisicoculturismo, biografías de personajes de la farándula, tiras cómicas, deportes, esoterismo, ambientalismo, hipocondría publicitada y toda una serie de supercherías. El verdadero saber pasó a la bodega. Basta ver la lista periódica de los libros más vendidos para evidenciar el retroceso de la calidad literaria.
La calidad de ciertos medios de comunicación es cada día peor, la televisión mundial ha decaído muy seriamente y en el medio criollo dan ganas de llorar. La programación televisiva es más que mediocre, una serie de novelones melodramáticos, unos noticieros grises, dedicados a la adulación paga  del Gobierno y a ocultar sus continuos desaciertos. Unos comentaristas insulsos e ignorantes emitiendo programas de “opinión”, totalmente sesgados. La prensa escrita está en un serio retroceso en el Mundo. En Colombia los síntomas son graves, el periódico más gordo del País está seriamente dedicado a la comercialización de utensilios de cocina, juguetes y quincallería en general. Todavía conserva ese anacronismo ridículo de la “Vida Social”, una página donde aparecen una serie fotografías de filipichines con sus damas celebrando la inauguración de cualquier cosa, un juego de comedor, unos tendidos de cama o la publicación de algún libro de recetas de cocina. Pero los editoriales y buena parte de sus columnas son unos ladrillos insufribles donde menudea el incienso para el supremo financiador publicitario. Otro tanto se puede decir de la revista que maneja el sahumerio político oficial.
Naturalmente hay una proliferación de revistas de farándula, la cumbre de la frivolidad, donde menudean los chismes y las historias de amores y desamores. Pero hay “comunicadores” en medios orales y escritos pontificando acerca de todos los temas imaginables, se leen y oyen disparates tales como la minería clandestina de uranio, no hace mucho tiempo apareció la noticia acerca de alguien que estaba transportando 35 kilos de uranio, otros se refieren a los sismos que supuestamente causa la Hidroeléctrica del Sogamoso en la Mesa de Los Santos, hay referencias periodísticas sobre la extinción de los chigüiros debido a la sísmica petrolera. Algún conocido columnista llegó a afirmar que los dinosaurios se extinguieron hace 280 millones de años. El director de un telenoticiero, cuando salió el laudo de San Andres, dijo que ahora Colombia media menos de un millón ciento treinta y ocho mil kilómetros cuadrados. Frecuentemente aseveran que los grandes caudales fluviales de Colombia se originan en los páramos. Se afirma sin  argumentos que la minería está amenazando las tierras agrícolas de Colombia.
Un síntoma curioso de la decadencia del saber se puede observar en la Librería Francesa de Bogotá, antiguamente el mejor sitio para conseguir lo último de la producción literaria de Europa. Convetida en una venta de juguetes y de revistas infantiles.      
En medio de toda esa superficialidad, hay un síntoma preocupante en el medio universitario. No se ven nuevas ideas, nuevos planteamientos, el medio universitario continúa impregnado de un izquierdismo trasnochado. Los mismos afiches del Che Guevara y de Mao Tse Tung de hace cincuenta años. Es más fácil repetir consignas que tener ideas.


Wednesday, April 29, 2015

SENTIDO COMUN Y MINERIA

por Jaime Galvis V. - Geólogo

La minería ha sido una actividad ignorada en las altas esferas del poder en Colombia, por tanto las políticas respecto a esta actividad han sido improvisadas y erráticas. Debido a esto la explotación de minerales en Colombia, es demasiado pobre si se compara con la de los demás estados andinos y con países de dimensiones similares en otros continentes. Todo lo referente a minería termina en unas barahúndas mediáticas  de gentes desconocedoras del tema. En medio del barullo esta noble actividad ha sido satanizada hasta el punto de considerarla un delito.
El primer factor negativo que afecta la minería en Colombia es el desconocimiento del territorio, grandes zonas del territorio nacional son casi tan desconocidas como la Antártida y las políticas oficiales son hostiles respecto a la exploración privada; los programas exploratorios oficiales son  muy limitados y absurdos. En un País que carece de cartografía geológica creíble, donde no hay estudios metalo-génicos dignos de mención,  solo existe una entidad cuyo propósito, al menos teórico es la investigación geológica básica, el Servicio Geológico Nacional. Esta entidad tiene una nómina técnica mínima, hay más cargos administrativos dedicados a manejar licitaciones. Las directivas de dicha entidad consideran que el trabajo geológico investigativo debe contratarse, olvidando que la geología es una ciencia y la investigación científica no se puede cuadricular. Para licitar investigaciones que requieren poder descubrir nuevos conceptos y tener ideas novedosas no se pueden usar los parámetros de metros cuadrados y kilómetros lineales con que se contrata la pavimentación de calles y carreteras. Esto lo están demostrando los resultados, multitud de mapas y muestreos geo-químicos sin conclusiones, durmiendo en los anaqueles. Las rutinas nunca han llevado a lograr hallazgos de depósitos minerales ni de hidrocarburos. ¿Cuantos yacimientos minerales encontró el Instituto de Investigaciones Geológico-Mineras en más de 40 años de existencia?
En Colombia, la tramitación minera durante el Siglo XX y lo que ha transcurrido del Siglo XIX, se ha caracterizado por ser un proceso farragoso, complicado y anti-técnico. Sin temor a equivocación se puede afirmar que este ha sido un factor determinante en la atrofia de la actividad minera en el País. Se han improvisado toda clase de organizaciones, en un tiempo la tramitación minera estuvo a cargo de la División de Minas del Ministerio de Minas y Energia, allí un grupo de funcionarios sin experiencia ni conocimiento de la actividad improvisaron toda una serie de trámites, implementaron una serie de formularios cuyo contenido era un monumento a la estupidez, en ellos el solicitante debía especificar cuantas picas y palas iba a usar en la mina. Cuantos metros de cable y sandeces por el estilo. Diseñaron un formulario central (el cual curiosamente subsiste) el PTO, Programa de Trabajos Y Obras, por el cual el solicitante presenta un minucioso programa de actividades para cumplirse durante la existencia de la empresa minera (lo cual puede durar 20 o 30 años), especificando producción, consumos, personal empleado, balances económicos, etc. Algo absolutamente absurdo, no hay empresa alguna que pueda garantizar sus actividades a tan largo plazo. Total esta es una espada de Damocles que se cierne sobre el empresario, ya que los funcionarios pueden inspeccionar la mina a los 12 o 18 años y si  los parámetros previstos no se están cumpliendo puede multar a cerrar la empresa (una excelente ocasión para ejercer el chantaje).
Hay toda una serie de requisitos absurdos tales como la póliza de seguros ¿Eso para qué? Es tan absurdo que las compañías de seguros son renuentes a expedir las mencionadas pólizas. Carece de sentido la exigencia de nombrar un apoderado. ¿Se justifica la intervención de un abogado en una solicitud minera? frecuentemente esto lleva a que el apoderado termine apoderándose del derecho minero; hay que ver la cantidad de títulos mineros en cabeza de abogados. ¿Acaso los profesionales del derecho hacen exploración minera? En más de una ocasión el mayor detentador de títulos mineros en Colombia ha sido un abogado.
Otro tema odioso para la actividad minera es el del canon superficial. Esta es una exacción absurda para la exploración minera. ¿En un país como Colombia, donde el Gobierno no puede  garantizar la seguridad en la mayor parte del territorio nacional, que garantías tiene el inversionista grande o pequeño de poder llevar a cabo una labor exploratoria? De por sí, la exploración minera es un trabajo costoso cuyos resultados son aleatorios, puede hallarse  o no mineral o puede ser de un volumen o de un tenor que no permita su explotación económica, en estos casos la inversión está perdida, por tanto, muchos inversionistas mineros pierden su patrimonio, si a esto se agregan cuantiosas sumas de cánones superficiales, eso significa la ruina, el des-estímulo a la exploración es total. Pero a lo anteriormente anotado se agregan otros agravantes; con demasiada frecuencia los proyectos mineros se ven obstaculizados por el ambientalismo, una serie de corporaciones ambientales y el Ministerio de Medio Ambiente pueden paralizar indefinidamente los proyectos por cualquier pretexto y mientras tanto el empresario debe pagar los cánones superficiales. Por otra parte surge la oposición de las comunidades, grupos indefinidos que puede estancar un  proyecto y hundirlo en un pantano de pleitos hasta que se satisfagan sus intereses extorsivos, mientras tanto el empresario debe pagar los cánones. Los alcaldes también pueden declarar zonas de reserva donde hay un proyecto minero y el empresario pierde los cánones superficiales sufragados. Por último y quizás, lo más grave, el empresario paga-cánones puede ser secuestrado, extorsionado o asesinado y de esto no lo salvan el apoderado, ni la póliza de seguros ni los cánones superficiales sufragados.       
Es muy triste comprobar que el dinero de los cánones superficiales no se destina a mejorar la actividad minera, ni a obras de infraestructura. Según informan en la Agencia Nacional de Minería esos dineros tienen como fin sufragar unas oficinas lujosas y la costosa burocracia de dicha Agencia. Desde hace muchos años se sugirió en el Plan de Desarrollo Minero Nacional que la tramitación minera se hiciera a través de las cámaras de comercio o de las notarías, evitando que como ocurrió en la División de Minas del Ministerio y luego en Ecominas y en Ingeominas se formen focos de corrupción.
Dentro de las reglas absurdas que han menudeado en la legislación minera se presentó últimamente una disposición exigiendo capacidad económica a quien hace una solicitud minera. Da la casualidad que en Colombia y en el Mundo la mayor parte de los hallazgos mineros los han realizado buscadores de fortuna, exploradores pobres y arriesgados que buscan mejorar sus vidas. Las grandes compañías mineras no buscan yacimientos por sí mismas, compran hallazgos. Pero la burocracia criolla quiere cerrarle esa posibilidad de movilidad social a nuestro garimpeiros.
En países tales como Chile y México hay una interesante clase media minera, pequeños y medianos empresarios criollos que constituyen un importante amortiguador de las tensiones sociales. En Colombia por la forma absurda como se ha manejado el tema, la actividad minera no ha tenido desarrollo y lo poco que hay se reduce a dos o tres empresas grandes y de resto solamente ratoneras. En los últimos veinte años no hay un proyecto minero digno de mención, solamente un estruendoso fracaso “El Descanso”, en cambio se presenta una obsesiva satanización de la minería por parte de los ambientalistas, con un eco desmedido en los medios de comunicación.

Saturday, April 18, 2015

SERVIDUMBRE POR DECRETO

por Jaime Galvis V.

Las teorías marxistas tuvieron muy amplios estudios acerca del proletariado urbano, el tema del proletariado campesino solo fue tratado marginalmente o abiertamente soslayado. Por tanto cuando el Marxismo entro a gobernar países, la política agraria fue un infierno de improvisación que costó millones de vidas.
El régimen comunista en la Unión Soviética sacrificó millones de campesinos para confiscar las tierras y establecer el sistema de los koljozes y sovjozes, los cuales nunca pudieron producir los alimentos necesarios, además la confiscación de la producción agropecuaria de Ucrania en el año 1933 causó una hambruna que mató millones de personas de hambre. Los koljoses en el fondo fueron una imitación de los grandes latifundios de la era zarista, administrados por una burocracia inepta. Los campesinos de los koljozes fueron unos siervos similares a los que describió Gogol en su libro “Almas muertas”; les estaba prohibido trasladarse, estaban atados al establecimiento agropecuario, no podían migrar a las ciudades, su horizonte era totalmente limitado. Todo esto ocasionó qué la Rusia que fue el granero de Europa se convirtiera en un importador neto de alimentos.
El experimento agrario de China fue un colosal disparate que causó millones de muertos y casi lleva al País a un total colapso. Esa pesadilla fue magistralmente descrita por Lucien Bodard en su obra “La Chine de la Cauchemar” y por algunos escritores chinos tales como Mo Yan o Yu Hua, este último en su gran novela “Vivir”. En semejante desastre llegaron a presentarse situaciones tales como la exportación a Hong Kong de carne de pollos alimentados con cadáveres, innumerables casos de canibalismo y una generalizada desesperación por lo cual devoraban hasta las hojas de los árboles. Todo esto amenizado con la orden oficial de fundir hierro hasta en las estufas de las viviendas campesinas.
El desastre agrario se ha repetido en menor escala en países tales como Corea del Norte, Cuba y Venezuela.
En Colombia, la actividad de las guerrillas izquierdistas ha tenido como principales víctimas a los pobladores del campo. Los agricultores han sufrido la extorsión o boleteo, las minas quiebrapatas, los secuestros, el reclutamiento forzado de sus hijos menores de edad, los desplazamientos forzados y miles de asesinatos. A tanto ha llegado la sevicia, que en un comunicado de las Farc expedido en Samaniego (Nariño), publicado en el diario El País de Cali, aparece la orden de cobrarles a las víctimas de las minas quiebrapatas el valor del explosivo que los dejó lisiados. Hace poco circuló en el Putumayo otro ukase de las Farc prohibiendo a los habitantes de determinadas poblaciones y veredas viajar a otros lugares o departamentos sin solicitarles permiso.    
Ante todo esto se encuentra el observador desprevenido con un Gobierno que pretende negociar la población campesina con las guerrillas, creando un adefesio denominado “Zonas de Reserva Campesina” en las cuales la autoridad sería el movimiento subversivo. ¿Será que nuestros estadistas se han tomado el trabajo de consultar a la población campesina al respecto? El Señor Presidente y sus asesores creen que están manejando un hato de ganado. Francamente esto puede constituir uno de los atropellos más atroces de nuestra historia. Los ideólogos de cafetería pretenden jugar con los compatriotas más humildes convirtiéndolos en siervos de la gleba de cualquier experimento absurdo o peor aún del narcotráfico.
Para el habitante de la ciudad pintar palomitas de la paz y hacer frases idiotas es un juego frívolo, porque los que están predestinados al sacrificio son otros.



Saturday, April 04, 2015

EL CIRCO

El acontecer político de Colombia, adquiere paulatinamente visos circenses, las piruetas ideológicas, el oportunismo, los continuos cambios de rumbo, las mentiras a medias y totales, los falsos anuncios y una asfixiante propaganda, están acabando con la fe en el futuro.Un proceso de paz absurdo, en el cual los miembros de las Farc aparecen regañando y amedrentando a sus víctimas y a la ciudadanía inerme, aprovechando la caja de resonancia que les suministra el Gobierno. Un aparato judicial desbordado  y corrupto cometiendo atropellos. Una Fiscalía dedicada a las persecuciones políticas apoyada en toda una pléyade de falsos testigos. Personajes de la política dedicados a sacarle provecho económico a los obituarios familiares. Toda una cáfila de trapecistas ideológicos que saltan del Chicó al Foro de Sao Paulo o a la inversa sin sonrojarse. Unos gabinetes ministeriales cuyos titulares en su mayor parte desempeñan tareas que desconocen. Unos lineamientos de la economía absolutamente erráticos, donde no hay planeamiento alguno, todo se reduce a apagar incendios.Cuando hubo la bonanza petrolera, entidades oficiales se dedicaron a entorpecer la exploración con las demoras en los permisos ambientales y otras trabas que frecuentemente olían a chantaje, por tanto la en la época de los mejores precios del petróleo en la historia, gran parte de las áreas promisorias permanecieron inexploradas. Se hizo gran alharaca respecto al peligro que representaba la minería para el País; Contrataron unas veedurías internacionales costosísimas para darse cuenta que la minería de Colombia es muy pobre, en su mayor parte ratoneras. Sin embargo el Gobierno se dedicó a crear una serie de “agencias” costosísimas, burocracia inútil. La afluencia de dinero no significó avance alguno en la infraestructura vial. Ahora que se secó la fuente de ingresos comenzaron a anunciar y licitar todo lo que no se hizo cuando había ingresos suficientes.

El gasto en propaganda sigue disparado, la compra de aplausos está significando erogaciones enormes en una época de vacas flacas. El gasto para “la Paz” es cuantioso, todo el que equipare este proceso al Tratado de Versalles sale premiado. Por otra parte el turismo oficial sigue imparable, al Señor Presidente le encantan las pompas y circunstancias, en esto se parece un poco a Haile Selassie antiguo emperador de Etiopia. Mientras tanto las frustraciones de los colombianos se acumulan, todavía no se ha reconstruído a Gramalote, la reforma de la educación en nada, la reforma en la salud se halla en cuidados intensivos, la reforma judicial congelada, los proyectos agroindustriales en la Altillanura no florecieron.Pero el espectáculo continúa, un joven político propone la legalización de la marihuana por sus efectos terapéuticos, ese señor olvida que la morfina también tiene usos terapéuticos. Un personaje cuyo nombre es mencionado en los escándalos de DMG, Interbolsa, Saludcoop y Fidupetrol continúa acusando y encarcelando “por indicios”; contratan una agencia internacional “caza talentos” para buscar el nuevo presidente de Ecopetrol, la cual por rara coincidencia escoge el que tenía elegido el Gobierno. Los atentados ya no los ejecutan las Farc sino “fuerzas oscuras”; las Farc anuncian el desminado del territorio pero luego aclaran que es solamente en unas zonas piloto y el desminado lo debe realizar el ejército. Esa locura colectiva ha contagiado a la Iglesia Católica, cuando la muerte de Alfonso Cano, líder de las Farc, un altísimo jerarca de la Iglesia declaró que habían asesinado a un anciano inerme, nunca se refirió en términos parecidos ante el asesinato de Monseñor Isaías Duarte Cancino  En todo este caos cabe preguntarse no quién lleva el rumbo del país, sino quién está detrás del teleprónter.
Jaime Galvis V.



Thursday, March 26, 2015

Socialismo

Recibido de un Anónimo

Todos los días 10 hombres se reúnen en un bar para charlar y beber cerveza. La cuenta total de los diez hombres es de $100. Acuerdan pagarla de la manera proporcional en que se pagan los impuestos en la sociedad de un país, con lo que la cosa sería más o menos así, según la escala de riqueza e ingresos de cada uno.  Los primeros 4 hombres (los más pobres) no pagan nada.
El 5º paga $1.
El 6º paga $3.
El 7º paga $7.
El 8º paga $12.
El 9º paga $18.
El 10º (el más rico) paga $59.

A partir de entonces, todos se divertían y mantenían este acuerdo entre ellos, hasta que, un día, el dueño del bar les metió en un problema: “Ya que ustedes son tan buenos clientes,” les dijo, “Les voy a reducir el costo de sus cervezas diarias en $20. Los tragos desde ahora costarán $80.”

El grupo, sin embargo, planteó seguir pagando la cuenta en la misma proporción que lo hacían antes. Los cuatro primeros siguieron bebiendo gratis; la rebaja no les afectaba en absoluto. ¿Pero qué pasaba con los otros seis bebedores, los que realmente abonan la cuenta? ¿Cómo debían repartir los $20 de rebaja de manera que cada uno recibiese una porción justa? Calcularon que los $20 divididos en 6 eran $3,33, pero, si restaban eso de la porción de cada uno, entonces el 5º y 6º hombre estarían cobrando para beber, ya que el 5º pagaba antes $1 y el 6º $3. Entonces el barman sugirió seguir pagando con la misma fórmula, en función de la riqueza de cada uno, y procedió a calcular la cantidad que cada uno debería pagar.
El 5º bebedor, lo mismo que los cuatro primeros, no pagaría nada: (100% de ahorro).
El 6º pagaría ahora $2 en lugar de $3: (ahorro 33%)
El 7º pagaría $5,05 en lugar de $7: (ahorro 28%).
El 8º pagaría $9 en lugar de $12: (ahorro 25%).
El 9º pagaría $14,1 en lugar de $18: (ahorro 22%)
El 10º pagaría $49,85 en lugar de $59:(ahorro 16%)

Cada uno de los seis pagadores estaba ahora en una situación mejor que antes: los primeros cuatros bebedores seguían bebiendo gratis y el quinto también.
Pero, una vez fuera del bar, comenzaron a comparar lo que estaban ahorrando. “Yo sólo ahorré $1 de los 20 rebajados”, dijo el 5º hombre y señaló al 10º bebedor, diciendo “pero él recibió $9”
“Sí, es correcto,” dijo el 6º hombre. “Yo también sólo recibí $1 de los 20 ahorrados; es injusto que él reciba nueve veces más que yo.”
“Es verdad”, exclamó el 7º hombre. “¿Por qué recibe el $9 de rebaja cuando yo recibo sólo $2? ¡Los ricos siempre reciben los mayores beneficios!”
“¡Un momento !”, gritaron los cuatro primeros al mismo tiempo: “¡Nosotros no hemos recibido nada de nada. El sistema explota a los pobres!...”
Al final, los nueve hombres rodearon al 10º y le dieron una paliza.

La noche siguiente el 10º hombre no acudió a beber, de modo que los nueve se sentaron y bebieron sus cervezas sin él.
Pero a la hora de pagar la cuenta descubrieron algo inquietante: Entre todos ellos no juntaban el dinero para pagar ni siquiera LA MITAD DE LA CUENTA.

Y así es, amigos y amigas, periodistas, profesores universitarios, gremialistas y asalariados, profesionales y gente de la calle, la manera en que funciona el sistema de impuestos.  La gente que paga los impuestos más altos son los que se benefician más de una reducción de impuestos.  Póngales impuestos muy altos, atáquenlos por ser ricos, y lo más probable es que no aparezcan nunca más.  De hecho, es casi seguro que comenzarán a beber en algún bar en el extranjero donde la atmósfera sea algo más amigable.

Moraleja: “El problema con el socialismo es que uno termina quedándose sin el dinero de la otra gente”.

Ya lo dijo Margaret Thatcher: "El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero.... de los demás"

Tuesday, February 24, 2015

LA HIBERNACION DE COLOMBIA

Colombia nunca se distinguió por ser un país dinámico en aspecto alguno. Después de la Independencia, la vida nacional transcurrió en un marasmo periódicamente interrumpido por guerritas civiles sin mayores consecuencias, la vida de los colombianos era aldeana y rutinaria. Se parecía mucho a ciertos pequeños reinos olvidados tales como Siam, Nepal o la Abisinia del Negus.
El cataclismo ideológico del Siglo XX, solamente afectó a Colombia en forma marginal, en el fondo subsistió ese edificio ceremonial y decrépito que tradicionalmente fue el Estado Colombiano. Lo único que produjo un cambio verdaderamente radical fue el narcotráfico, este fenómeno estremeció hasta la base del Establecimiento en Colombia. Fue el único factor que cambió la estructura eminentemente clasista de la sociedad y el único avance real de la economía nacional, sin exagerar se puede afirmar que con el narcotráfico desapareció la Colombia de pata al suelo.
Las drogas ilícitas permitieron una movilidad social nunca vista, pero, poco contribuyeron a la formación de una economía moderna, la infraestructura permaneció estancada, la industria no tuvo avances dignos de mención, la minería experimentó un desarrollo pobre y la explotación de hidrocarburos mantuvo un desempeño mediocre. Pero la afluencia de dinero incrementó en forma exponencial la actividad comercial, la construcción y el gasto suntuario en todas sus facetas.
Con la explosión de dinero en 2010, la euforia llevó a postular las locomotoras del desarrollo y otros anuncios desmesurados, los cuales se quedaron en anuncios. Gradualmente empezó una parálisis progresiva, el País entró en hibernación, todo se tornó lento. Las obras públicas se volvieron eternas o se paralizaron, desaparecieron los proyectos de la carretera a Nuquí y el puerto de Tribugá, las autopistas de la Montaña se transformaron en las autopistas de la parálisis, el túnel de La Línea se volvió algo de nunca acabar, la carretera La Uribe-Colombia lleva un ritmo que se puede calcular en metros por año, otro tanto sucede con la variante Sibundoy-Mocoa y con la irónicamente denominada carretera de “La Soberania” entre Pamplona y Saravena. La minería legal de oro se paralizó por obra y gracia de las agencias estatales. La exploración petrolera se estancó por los permisos ambientales y el sabotaje de las “comunidades”.
El ensanche de la refinería de Cartagena lleva el paso de caracol y el de la refinería de Barrancabermeja fue aplazado indefinidamente. La industria del ensamblaje automotriz se halla en franco declive. La industria textil en crisis. La siderurgia de Colombia en nada, Paz de Río es un enfermo terminal. En medio de este cuadro lastimoso, el ministerio de Fomento Industrial se transformó en un ministerio de hotelería.
La agricultura también ha sido afectada por la enfermedad del sueño. El proyecto agroindustrial de la Altillanura fue aplazado indefinidamente, la palmicultura está en crisis, grandes proyectos agroindustriales tales como el Merhav han sido cancelados.
El sopor también está afectando la educación, las anunciadas reformas no aparecen, son simples anuncios pero realidades nada. La prolongación de la jornada escolar no se ha realizado, fue un simple recurso electoral. La situación de la salud es cada día más grave y solamente hay promesas, el mundo hospitalario está quebrado y sin solución a la vista. La justicia es todo un chiste, un aparato paquidérmico e inepto, dedicado a intrigas y persecuciones políticas.
Hasta los medios de comunicación están en crisis porque la ciudadanía esta hastiada de la propaganda oficial. Todo un despliegue de estadísticas amañadas y anuncios de obras que no se realizan. La propaganda monotemática de la paz no la cree nadie, es un anestésico para que se olvide la pereza gubernamental.
En las condiciones actuales el País está siendo sometido a un proceso de hibernación decretada o peor aún a una operación de criogenia de la cual no se sabe si despierte.


Jaime Galvis V.

Wednesday, February 11, 2015

MINERIA ILEGAL

Recientemente los medios de comunicación se han referido con insistencia al terrible delito de la minería ilegal. Como muchos otros temas, es tratado a la ligera y con un notable desconocimiento del tema y sus implicaciones. No se sabe quién está peor informado, si los “periodistas” que se refieren al tema o los funcionarios del Gobierno.
En una vieja y venerable tradición, los funcionarios del Estado que rigen la actividad minera, desconocen totalmente el tema, por tanto siempre las legislaciones y reglamentos se han diseñado por instinto, no por conocimiento. Generalmente los funcionarios despistados creen que quien hace exploración minera sale al campo y pronto regresa con alforjas llenas de oro y diamantes.
Hay toda una serie de conceptos errados por lo cual se confunde exploración con evaluación. La exploración se realiza con el fin de buscar un mineral determinado y confirmar su presencia en determinada zona. La evaluación exige toda una serie de procesos tales como apertura de trincheras, perforaciones, análisis químicos, etc., todo lo cual implica grandes inversiones.                 
La exploración puede ser infructuosa (como sucede en la mayor parte de los casos). La evaluación indica si el mineral hallado es explotable económicamente. En la mayor parte de los casos no lo es,  por tanto la inversión económica realizada se pierde totalmente. Cabe anotar que en el proceso de exploración y explotación no hay lucro de ninguna clase, solamente gastos.
La legislación de minas en Colombia ha sido instintiva y errática. El desconocimiento del tema por una falta casi total de experiencia en minería, ha producido un estancamiento casi total. Se establecen normas y exacciones caprichosas y cambiantes sin un análisis serio de la situación. Por ejemplo, establecieron el llamado canon superficial, un impuesto a la exploración notablemente cuantioso. Esto parece obedecer a un apetito fiscalista, establecido sin un análisis serio de la situación. La exploración y evaluación de depósitos minerales no es una actividad que produzca dividendos, solamente gastos cuantiosos, si se suma la exacción mencionada, la exploración minera se torna excesivamente onerosa, además dicho impuesto no le asegura el acceso al área de interés debido a los problemas de orden público. Es absurdo que un Estado que no ofrece seguridad, no tiene una cartografía geológica creíble del territorio y carece de estudios metalogénicos pueda cobrar por asegurar un derecho. 
Además el empresario minero se ve atropellado por “comunidades” las cuales generalmente son grupos extorsivos que aparecen cuando olfatean alguna actividad económica, movimientos ambientalistas, creación de parques nacionales o zonas de reserva, vecindad de áreas de reserva indígena, y la concebida extorsión guerrillera. A todo lo anterior se agregan obligaciones tales como nombrar un apoderado (abogado titulado), en muchos casos hacer levantamientos arqueológicos, conseguir una póliza de seguros (¿para que?), tramitar el levantamiento de la reserva forestal establecida en 1959. Si culmina todo ese viacrucis burocrático, debe presentar el “PTO”, un absurdo requisito por el cual el empresario debe presentar un balance, proyectando todas las actividades de la mina hasta su reversión que puede ser en treinta años. Además de todo lo anterior, satisfacer todas las exigencias caprichosas de los funcionarios, los cuales son dados a legislar por su cuenta. 
Si todo el proyecto exploratorio fracasa, porque no hay suficiente mineral o este es de muy baja ley o por  imponderables tales como que  las “comunidades” o los alcaldes impidan continuar trabajos, el área sea declarada parque nacional o reserva especial, los arqueólogos y antropólogos veten e l proyecto porque hallaron un circo romano, además de la eventualidad que las guerrillas dinamiten los campamentos o secuestren el personal técnico; la empresa exploratoria debe cancelarle al Gobierno todos los cánones superficiales, so pena de que le establezcan una persecución fiscal, peor aún si se trata de un pequeño empresario ya que le pueden quitar hasta su casa. El Gobierno tiene más consideración con los narcotraficantes.
Si el proyecto minero llega a realizarse, el empresario estará sujeto la “fiscalización”, esto permite que los funcionarios lo puedan multar por no producir determinado año lo especificado en el PTO, no importan las circunstancias que lo afecten tales como inundaciones, terremotos, huelgas, derrumbes o catastróficas bajas en los precios del mineral. Por otra parte estará sujeto a las inspecciones de funcionarios del medio ambiente los cuales lo pueden multar por cualquier minucia.Como se puede adivinar todas esas “inspecciones” son una magnífica oportunidad para la corrupción y el chantaje.
Las “comunidades” estarán pendientes de acusarlo de contaminar la capa de ozono de la tierra o de verter estricnina en los desagües o cualquier otra sandez de ese estilo.
Cabe preguntar, en los años que llevan cobrándose los “cánones” ¿Qué beneficios le ha llevado el Gobierno a las zonas mineras con esos dineros?  A distritos mineros tales como Barbacoas, Segovia, Zaragoza se llega por trochas tales como la “carretera Junín- Barbacoas”, la “carretera ceres-Zaragoza” o la “vía Segovia Zaragoza”, verdaderos caminos de herradura. Otros distritos mineros son enclaves aislados donde solamente llega la acción del Gobierno para cobrar multas y exacciones y exigir requisitos absurdos. Poblaciones tales como Guamocó,Tiquisio, Puerto Claver. SipíTimbiquí, Payan, Nóvita, Sanabria, etc, nunca han recibido vías de comunicación, servicios públicos ni inversiones en sanidad, pero si sus habitantes pretenden legalizar sus actividades mineras, les llueven los cobros de cánones, multas, exigencias de “apoderados”, pólizas de seguros y mil requisitos más.  
Luego de lo anteriormente expuesto, cabe concluir que la minería ilegal ha proliferado, por la sencilla razón que el minero ilegal solamente es extorsionado por la guerrilla.  

Jaime Galvis Vergara  
Geólogo

Thursday, January 29, 2015

INDECISION

Alguien dijo alguna vez que “indeciso es aquel que entre dos males los escoge a ambos”. Si hay algo que ha caracterizado el devenir de Colombia ha sido la indecisión. La historia de Colombia ha sido una senda tortuosa sin derrotero definido. El Siglo XIX, fue un período de la historia nacional absolutamente anodino durante el cual los gobiernos oscilaban entre el librecambismo y el proteccionismo, entre el centralismo y el federalismo, entre el clericalismo y el anticlericalismo, sin tomar posiciones definidas, ya que esto eran temas de discusiones chocolateras, en el fondo el País nada emprendió con seriedad y constancia. Se presentó el problema de Panamá y la indecisión llevo al gobernante de turno a la peor situación.
Con los dineros recibidos como indemnización por la pérdida de Panamá se iniciaron obras civiles en especial ferrocarriles, proyectos que siempre estuvieron marcados por la indecisión, por tanto fueron una serie de vías férreas truncas, un ferrocarril de Bogotá al Pacífico que no pasó de Ibagué, una línea férrea pomposamente denominada ferrocarril Tolima-Huila-Caquetá el cual solamente llegó a Neiva, una vía férrea a Bucaramanga que se interrumpió en Barbosa. Una línea férrea de Medellín a Puerto Berrio cuya vacilante construcción tomó más de sesenta años, otra de Bucaramanga a Puerto Wilches de dudosa rentabilidad. Un ferrocarril de Tumaco a un caserío insignificante llamado El Diviso, sin continuidad. Similarmente una vía de Cúcuta a Puerto Villamizar aspirando a llegar al lago de Maracaibo. Otra vía de mayor longitud y continuidad de Buenaventura a Cali y de allí a Popayán, Pereira, Armenia, Manizales y Medellín. Otras vías tales como Bogotá-Tunja-Sogamoso, Santa Marta-Fundación, Cartagena-Calamar, Barranquilla-Puerto Colombia, Ibague-Honda, Bogotá-Dorada, etc,. Todo esto constituyó un enredo de ramales férreos inconexos. Para vertebrar el sistema férreo se construyó el Ferrocarril del Atlántico, con la característica indecisión se hizo una vía de trocha angosta y especificaciones pobres. Después de inaugurado y un corto período de servicio, aproximadamente 30 años, el Ferrocarril del Atlántico suspendió servicios y fue prácticamente abandonado, en medio de vacilaciones acerca de darlo en concesión, rehabilitarlo, en resumen nada, indecisión. En los años sesenta, el Gobierno Nacional decidió prohibir la generación de energía eléctrica por parte de particulares, esta caprichosa resolución casi acaba con la industria de la Costa Atlántica, posteriormente el Gobierno se dedicó a promover la inversión privada en energía eléctrica. En los años sesenta establecieron control de cambios y una poderosa oficina de planeación nacional que controlaba hasta la instalación de una panadería o una fábrica de escobas en el territorio nacional. Estas medidas copiadas de los regímenes políticos de países de Europa Oriental tuvieron el mismo resultado que en Bulgaria o Rumania. Por tanto luego fueron suspendidas. Después de la Segunda Guerra Mundial hubo un impulso industrial, errado, pero por lo menos existió, Se creó Acerías Paz de Rio, un verdadero disparate empresarial, cuya protección contra toda competencia, causó el total estancamiento de la siderurgia en Colombia. La metalurgia colombiana se limita a fundir chatarra. El impulso industrial se estancó ante las indecisiones del gobierno y una torpe apertura sin contraprestación que casi acaba con las manufacturas de Colombia. Actualmente se está presentando una serie de quiebras y retiros de empresas manufactureras sin que le Gobierno se manifieste al respecto. En la década de los años 40 se creó la Flota Mercante Grancolombiana, en Compañía con Venezuela y Ecuador, en 1953, Venezuela vendió su participación, con lo cual Colombia quedo dueña del 90 % de la mencionada empresa naviera, durante los años 70 llego a tener en actividad más de 100 barcos, propios y alquilados. En los años 90 la empresa fue vendida sin pena ni gloria, finalizó la actividad naviera mercante del País.
La exploración y producción petrolera ha sido una actividad sujeta a continuos vaivenes en la legislación; cuando alguna empresa logra un éxito exploratorio, automáticamente el gobierno cambia las reglas de juego, endureciendo las múltiples exigencias, para luego, al presentarse un descenso en la producción volver a la política de puertas abiertas. Este tira y afloje lleva años, ya que Ecopetrol nunca ha tenido conocimiento real del potencial petrolero del país, todo ha sido malicia y adivinación. La minería no ha tenido mejor suerte, generalmente manejada por altos funcionarios sin conocimientos del tema, ha sido un campo de especulaciones periodísticas y alharaca ambientalista, en el cual las decisiones se toman sin criterio científico alguno y los proyectos naufragan en la indecisión.
El tema agrario ha sido otro campo de ensayos e indecisiones sin sentido alguno. Construyeron un embalse en la Guajira para irrigación al cual no le hicieron conducciones para llevar el agua a las zonas de cultivo, por lo cual se encuentra prácticamente abandonado. Armaron un proyecto agrícola de grandes dimensiones (naturalmente teórico) en la altillanura de la Orinoquia y cuando los empresarios empezaron a invertir y actuar, el Gobierno paralizó totalmente las inversiones y obras.
Francamente el Estado Colombiano funciona como ciertas marchas fúnebres en Nueva Orleáns un paso para delante y otro para atrás. ¡Bien venidos al pasado!


Jaime Galvis V. 

Wednesday, January 28, 2015

Atropellos

Señor Ministro de Minas y Energía
Doctor Tomás González Estrada

Señor Ministro, por medio de la presente comunicación quiero presentar una protesta por la forma como se pretende atropellar a numerosos solicitantes de licencias de exploración minera en las antiguas oficinas de Ingeominas..

La tramitación minera en el Ingeominas fue un verdadero maremágnum de corrupción, allí se escamoteaban los expedientes, se le cambiaban los números de radicación, las fechas y con una facilidad asombrosa las solicitudes cambiaban de titulares. Todo se movía aceitado por sobornos, por tanto, si se solicitaba una cesión de derechos, esto solamente hacia curso si había “amigos” por dentro o se hacían “contribuciones” por debajo de la mesa. Otro tanto sucedía para solicitar una suspensión de términos por problemas de orden público u otra impedimenta. Aún la simple consulta de expedientes estaba sujeta a los sobornos, porque eventualmente la documentación se hallaba en Medellín o Cali o se encontraba en la “oficina jurídica”. Todo ese entramado de corruptelas hizo que muchos solicitantes se desentendieran de las solicitudes, ya que hasta para renunciar un expediente se necesitaba someterse a las exigencias y atropellos de los funcionarios. La magnitud de la corrupción en Ingeominas es bien conocida.

Ahora, la Agencia Nacional de Mineria pretende cobrar cánones superficiales y otras exacciones en sumas exorbitantes a titulares de licencias que en general fueron víctimas de todas las trapacerías que ocurrieron en Ingeominas. Como le van a cobrar cánones a solicitantes que nunca pudieron saber el estado real de sus expedientes y que lógicamente jamás lograron ganarse un peso con el hallazgo minero denunciado. Esto es echar sal en la herida. ¿Que pasó con toda esa cáfila de funcionarios corruptos? Por lo menos debían cobrarles algún impuesto por todo ese dinero de los sobornos y chantajes.

Señor Ministro: Es aberrante que el ciudadano medio no merezca la más mínima consideración de parte del Estado.

Ateniéndome al derecho de petición solicito respuesta a esta comunicación.

Atte. Jaime Galvis Vergara
C.C. 17.053.070