Monday, February 01, 2016

FRACASO

Lo que hoy es el territorio de Colombia, desde mucho antes de la llegada de los españoles parece haber sido destinado al fracaso. Los pueblos indígenas de lo que se denominó la Nueva Granada, no llegaron a construir viviendas en piedra, no conocieron la domesticación de animales, aquí no llegaron los auquénidos, los chibchas no usaron el arco y flechas, se trataba de pueblos cazadores y recolectores anteriores a la Edad de Piedra. Nunca superaron una precaria organización tribal. El desarrollo agrícola fue en extremo primitivo, no se construyeron terrazas de cultivo en las montañas, ningún cultivo importante se originó en el territorio de la actual Colombia.


En la conquista y la colonia se superó la edad de piedra, comenzaron a construirse viviendas, iglesias y otras edificaciones en piedra, adobe, ladrillo y teja. Se inició la cría de animales y se amplió el espectro agrícola. Vino la independencia con un tremendo tropezón, la dirigencia criolla demasiado parroquial terminó en guerra civil y temporalmente la emancipación fracasó, posteriormente un ejército dirigido por militares venezolanos culminó la guerra de independencia. Se proclamó la Gran Colombia un País casi equivalente al México de la época, pero sobrevino el fracaso, esa gran federación se deshizo. En el resto Siglo XIX, la historia del País transcurrió entre la abulia y conflictos civiles de poca monta.La minería del oro tomó notable impulso en Antioquia y otras zonas del Occidente Colombiano, las posteriores legislaciones absurdas condenaron esta actividad al fracaso. 


Al fin del siglo se presentó un fracaso mayúsculo, la pérdida de Panamá. 


Con la llegada del Siglo XX, se iniciaron algunas actividades, en general condenadas al fracaso, cabe mencionar la construcción de ferrocarriles, esta se inició con criterios centralistas y mezquinos lo que llevó este medio de comunicación a su casi total desaparición.La navegación del río Magdalena se inició en el Siglo XIX, en el Siglo XX hubo barcos a vapor; durante esta centuria, un sindicalismo anarquizado, incitado desde el Gobierno acabó con la navegación fluvial. En el Siglo xx se creó una flota mercante, pomposamente denominada “Flota Mercante Grancolombiana”, la  cual se extinguió sin pena ni gloria, otro fracaso. Desde el comienzo del Siglo XX se inició la industria textil y hubo otros emprendimientos manufactureros, a lo largo de dicha centuria, las políticas erróneas del Gobierno Central llevaron al fracaso a las grandes textileras y otras industrias. El Impulso industrial del País se detuvo y entró en decadencia.


Del Gobierno Central surgió la idea de crear una industria siderúrgica integrada y así conformar un núcleo de Industria pesada. Esto se realizó con la habitual mentalidad parroquial y mezquina. Se estableció una planta siderúrgica con una materia prima de pésima calidad, con una tecnología mandada a recoger en una localización geográfica absurda y todo ese proyecto fracasó, provocando el estancamiento de la metalurgia en Colombia.


En la mitad del Siglo XX se creó la “Empresa Colombiana de Petróleo”, Ecopetrol. Su organización típicamente piramidal aunó los defectos de un campamento petrolero y de la paquidérmica burocracia de Colombia. Nunca hubo honor al mérito (ni hubo méritos) por tanto Ecopetrol no pudo hallar petróleo, pero peor aún,creo entre las empresas inversionistas la sensación de que en el territorio colombiano no hay posibilidades de hidrocarburos. Total la industria petrolera en Colombia está fracasando.

 

En agricultura, los fracasos han sido continuos. El café cultivo insignia de Colombia está en decadencia. Introdujeron variedades sin sombrío y esto provocó procesos erosivos que arruinaron muchas zonas cafeteras, ya que este cultivo en nuestro País se realiza en zonas de alta pendiente topográfica. El cultivo del algodón fue flor de un día, empezó con gran entusiasmo, pero fracasó y casi desapareció del País. La palma africana está en una crisis muy seria. La caña de azúcar, quizás la agroindustria mejor cimentada de Colombia está siendo hostilizada por el gobernante de turno con el fin de llevarla al fracaso. ¿Para qué y porque? Hasta la papa, cultivo tradicional desde antes de la conquista, está siendo anatemizada por burócratas ambientalistas.  


¿Estamos ante un posible estado fallido?


Jaime Galvis Vergara

Monday, January 04, 2016

FUTURO Y PRESENTE

Los cambios en el mundo moderno son cada vez más acelerados  e imprevisibles, en los últimos treinta años se desplomó el Imperio Soviético, creció el fundamentalismo Musulmán y se presentó el colapso en los precios del petróleo. Este último episodio es de gran importancia. La exageración en los precios de los hidrocarburos, produjo un colosal flujo de riqueza hacia los países productores, la factura que tuvieron que pagar los importadores de combustible fue incalculable. La acumulación de riqueza llevó a extremos de lujo y ostentación en el Golfo Pérsico y otras zonas privilegiadas, así como a la entronización de dictaduras funambulescas que derrocharon el dinero a manos llenas.

Al disminuir el costo de las importaciones de petróleo, empieza un período de expansión en países industriales tales como India, Corea del Sur, Taiwan, Singapur, una posible recuperación del ritmo de desarrollo de China y una expansión en los países europeos importadores de hidrocarburos. Esto puede tardar un poco pero es predecible una expansión industrial en todas esas economías. 

Latinoamérica puede estar ausente de ese auge económico, la mayor economía de este continente, Brasil, presenta problemas muy graves al haber dedicado enormes flujos de dinero en desarrollar depósitos de hidrocarburos en situaciones muy onerosas que no tienen factibilidad con los precios actuales. Además en este país la gobernabilidad está casi en cero lo mejor que puede ocurrir es la renuncia de la mandataria.

Hay mejores posibilidades en México por el tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá. Chile y Perú, tradicionales importadores de hidrocarburos se presentan bien posesionados ante un posible auge del comercio de minerales, la situación de Chile es especialmente favorable al disponer de un medio empresarial de alto nivel. Argentina, con el cambio de gobierno tiene buenas posibilidades de aprovechar un futuro auge económico al disponer de una gran producción agrícola de exportación, materias primas minerales y una base industrial razonable.  

A continuación cabe referirse a tres enfermos graves, los llamados Países Bolivarianos.

Ecuador, el país más pequeño de los tres, era hasta hace poco tiempo el que presentaba mejores perspectivas de desarrollo. Sus exportaciones de petróleo le permitieron crear una buena infraestructura y al estar la economía dolarizada sus exportaciones tuvieron una magnífica plataforma mientras la cotización de la moneda americana se mantuvo baja. Con una dosis relativamente baja de populismo, el manejo de la economía fue razonable y el País prosperó. Luego vino la debacle, los precios del petróleo se desplomaron y la dolarización se convirtió en una camisa de fuerza por la rápida subida de la moneda de Norteamérica. Sus exportaciones se encarecieron y perdió competitividad. 

Venezuela, mientras los hidrocarburos estuvieron en sus máximas cotizaciones, se sumergió en una vorágine de populismo y locura, en la cual se despilfarraron enormes sumas de dinero. No solamente fue el asistencialismo desbordado, fue un escenario de corrupción y derroche como no se había visto en Suramérica. El País fue convertido en una especie de Santa Claus que repartía dádivas en otros estados afines a su ideario. No solamente se gastó dinero a manos llenas, se inflaron las reservas de petróleo de la faja del Orinoco, para hacer creer que se trataba del yacimiento de hidrocarburos más grande del Mundo. Al mismo tiempo el Gobierno se dedicó a arruinar la industria, la agricultura, el comercio y toda expresión de empresa privada, llevando la ciudadanía a un total desabastecimiento y a depender totalmente del asistencialismo. Con la caída del precio del petróleo vino la total bancarrota. El Gobierno trata de subsistir  a base de préstamos cuya garantía son las reservas decretadas de la Faja del Orinoco.  

Colombia, el más extenso y poblado de los Países Bolivarianos se halla en una situación lastimosa. En este País la pobreza y la mediocridad se constituyeron en ideales de vida. Una economía reducida, sin proyecciones. El auge de los precios del petróleo, hizo que las medianas exportaciones dieran un alivio a una nación que tradicionalmente ha vivido en estrecheces. Una aristocracia decrépita en simbiosis con una burocracia mediocre ha ignorado sistemáticamente las dimensiones del País. En Colombia se encuentran reservas de petróleo pesado mayores que las de Venezuela, que hubieran significado un ingreso enorme en la época de altos precios. Pero en las alturas capitalinas se desconoce esa circunstancia. Colombia dispone de una de las mayores reservas de mineral de hierro del Mundo, pero eso se desconoce en Bogotá, por tanto aquí la industria siderúrgica es minúscula. La inefable burocracia criolla decidió crear un parque nacional en los depósitos de mineral de hierro. El potencial aurífero de Colombia es de muy grandes dimensiones, en los medios gubernamentales y periodísticos se han dedicado a satanizar la minería de oro. A las grandes compañías les han saboteado los proyectos y a los pequeños mineros los consideran unos delincuentes a los que se persigue con saña.

Hay perspectivas muy interesantes en minerales tales como las tierras raras, los metales básicos y el vanadio. Pero cualquier hallazgo automáticamente significa la prohibición de la respectiva explotación.

El ambientalismo fanático ha creado un ambiente hostil para múltiples iniciativas y con ese tinte religioso que ha tomado  quiere llevar a Colombia a  someterse a una serie de tabúes absurdos. Francamente se parece a la actitud del patriarca Orígenes en los comienzos del Cristianismo, quien decidióemascularse para evitar los pecados de la carne.                    

POSITIVISMO SIN ESPECTÁCULO

Empezando el año 2016, cabe hacer algunas reflexiones acerca de la situación de Colombia. En este momento el país se halla en una precaria situación económica y todo parece indicar que el Gobierno lo desconoce o lo oculta. Uh aspecto muy preocupante es la balanza comercial. Al examinar el monto de las exportaciones y su carácter, francamente dan ganas de llorar, un comercio exterior de café, bananos, petróleo y carbón, es más o menos lo mismo de hace 25 años, pero con una población mucho más numerosa y un consumo interno mayor. Con el descenso acelerado de los precios del petróleo y el carbón no se ve como puedan reemplazarse esos ingresos. Mirando para otro lado, se puede afirmar que Colombia no ha llegado a situaciones críticas por el recurso del narcotráfico. Parece que es el mayor productor mundial de cocaína, esto lo afirma la Prensa y el Gobierno no lo niega.   

Pensando positivamente, el País tiene suficientes recursos para evitar convertirse en un estado delincuente. Hay numerosas posibilidades económicas que permitirían darle un rumbo diferente. Un ejemplo de esto se puede observar en la vertiente del Pacífico y el valle del río Atrato, en una zona tan olvidada se presentan depósitos de metales preciosos en una extensión enorme, se encuentran diseminados en rocas piroclásticas superficiales a lo largo del andén del Pacífico,  desde la frontera con el Ecuador hasta el bajo Atrato. Paralelamente, al Oeste de la Cordillera Occidental se halla una faja de conos volcánicos, los cuales presentan  prospectos de oro, cobre y zinc de grandes dimensiones, todo eso es ignorado por el Gobierno Central.  Además, en la vertiente occidental de dicha cordillera hay grandes posibilidades de aprovechamiento hidroeléctrico, en una zona que presenta un régimen de lluvias diferente al del resto del País.

En la cuenca hidrográfica del río Caquetá se encuentran los mayores depósitos minerales del País; por una parte los grandes yacimientos de petróleo pesado que se extienden por los departamentos de Caquetá, Meta y Putumayo, por otra parte los grandes depósitos de hierro bandeado de los departamentos de Vaupés y Amazonas. Son dos áreas que se encuentran separadas entre sí por los rápidos de Araracuara y otros menores del río Caquetá. Un canal entre los ríos Putumayo y Caquetá, entre las localidades de Puerto Leguízamo y La Tagua permitiría conectarlas y al mismo tiempo abriría la posibilidad de navegación continua desde Florencia hasta el río Amazonas . En la Costa Pacífica hay grandes extensiones de playas de arenas magnéticas, para otros países esto es una fuente de riqueza, en Colombia no interesa. 

No solamente  hay riqueza mineral para desarrollar. Las grandes extensiones de sabana seca de la Alta y Media Guajira, con irrigación tienen un gran potencial agrícola. En este País se presentan condiciones edáficas y climáticas excelentes para el desarrollo de cultivos de cacao y de caucho Colombia tiene un gran potencial forestal. 

Desafortunadamente no hay una mentalidad para el desarrollo, todo lo que signifique progreso desencadena obstáculos y talanqueras de toda clase. Ultimamente un ambientalismo fomentado desde afuera se ha tornado en una bandera de atraso y abandono.

La actitud del Gobierno es totalmente pasiva y negligente, gobernar en Colombia se tornó un ejercicio para presentar espectáculos efectistas, banales y generalmente falsos, tales como los periódicos procesos de paz, la visa Schengen, el galeón San José, la persecución a la industria azucarera, los eternos enredos fronterizos, la legalización de la marihuana. el matrimonio gay, la pleitesía servil al vecino Venezuela, la afiliación a una cantidad de instituciones internacionales generalmente inútiles, las continuas reformas a la Salud y a la Injusticia, los frecuentes juicios a los opositores políticos, naturalmente cargados de falsos testigos, las licitaciones sin presupuesto y muchos otros aspectos de una verdadera comedia.  ¡Pobre Colombia!

Jaime Galvis V.

Monday, December 28, 2015

¿Existe hoy día una alternativa a la democracia?

Saturday, 18 January 2014

Tomado de El Austroliberal, Birmingham 10 de Enero de 2014, 
por Jorge A. Soler Sanz

Nos gustaría reconocer al lector el hecho de que este autor siempre ha sido anarquista de una forma más o menos coherente a lo largo de toda su vida. Pero lo nuestro ha venido a ser una toma de consciencia paulatina sobre algo que de alguna manera siempre ha estado presente en nuestras vidas aunque haya sido de forma latente. De jóvenes (no implique el lector aquí que ya no lo somos) no éramos muy conscientes de este hecho, pero siempre nos hemos comportado ante el Estado como si se tratara de un enemigo declarado. Recuerdo en una ocasión, allá por 1999, donde me negué a pagar la tasa de mi DNI, frente a la estupefacción e incredulidad del funcionario que en ese momento sostenía en la mano nuestro carnet, por no tratarse de un pago voluntario. En aquel entonces no alcance a comprender la idea de estar obligado por ley a pagar por algo que todo el mundo sabe es obligatorio. La idea de que el Estado podía obligarme por un lado a poseer un carnet y pagarlo por el otro me pareció una contradicción imperdonable. El agravio fue tal, que me fui de la comisaria sin carnet y, para decirlo todo, la verdad es que sigo sin él desde entonces. La ofensa de exigirme por ley que pagara por algo me pareció tan grave que en verdad todavía me dura. ¿Qué sentido tiene obligar a alguien a pagar por algo frente a lo cual no se da ninguna alternativa? O expresado de otro modo, ¿Tiene sentido obligar por ley que un ciudadano pague por algo o que contrate un servicio? Y si esto es así, ¿Qué fuente del derecho lo justificaría?


Decía Almudena Negro el otro día en el Instituto Juan de Mariana que el IRPF debería de abolirse por poner éste en el punto de mira al individuo, que siempre será "sospechoso" frente al Estado de producir riqueza. Aquí no se trataba de quitar importancia a la parte económica del asunto (penalizar la producción, recordaba Almudena), sino en señalar su aspecto político (un ciudadano que no ha roto la ley no debe de ser sospechoso de nada, como tampoco se puede exigir de él que declare contra su voluntad). Esto me hizo recordar un encontronazo que tuve aquí en Inglaterra con la policía hace ya un tiempo por bajar una cuesta de noche con la bici haciendo manual mientras regresaba a casa de casa de unos amigos. De verdad que no somos unos imprudentes (la calle estaba desierta), pero cómo sabemos que no hay nada en el manual contra este tipo de actividades, me negué a darle mi nombre al agente al objeto de que no me multara. El policía, por su parte (un poco desde el descrédito) me informó que no tenía derecho a reservarme esta información y me ordenó de inmediato que se la comunicara. Ante esto yo le pregunté ¿pero agente, si como hombre privado de libertad tengo derecho a permanecer en silencio, no le parece a usted que como hombre libre también lo debería de tener y con más razón?, pero tras decir esto me arrestaron y acabé en la comisaría. Al final me tuvieron que soltar sin multa ni cargos, pero, todo hay que decirlo, en el entretanto me pasé unas horitas en el calabozo acusado de "negarme a declarar contra mí mismo." Y después de todo, la verdad es que se podrían haber ahorrado el trabajo, pues ya les advertí de entrada que no era posible multarme en base a la presente normativa (ni siquiera tengo carnet de conducir), pero entiendo que para la policía un ciudadano que se niega a declarar contra sí mismo ha de ser de lo más sospecho.

Almudena Negro tiene toda la razón al pedir que se extinga este impuesto, pero para mí, no por una razón política, o una razón económica, sino por una cuestión ética de fondo. Los impuestos, sean del tipo que sean, atentan contra el axioma de no agresión, y no tiene mucho sentido postular una agencia protectora de la propiedad privada que se ve ella misma obligada a expropiarla para poderla proteger. Esto no tiene mucho sentido. Ningún impuesto debería estar permitido. Si el IRPF obliga a declarar a los productores, el IVA obliga a declarar a los comerciantes. La apariencia nos parecería indicar que en verdad es el cliente el que abona este impuesto de forma voluntaria tras comprar el producto, pero una factura sin IVA es una factura donde el comerciante se queda en verdad con el supuesto valor añadido que este impuesto impone en el producto vendido. Pero incluso si se admite que esto no es así, todavía tiene que verse claro el hecho de que el comerciante aún se encuentra en una situación donde se le obliga a declarar frente a hacienda. El cliente podrá comprar o no un producto, pero nunca se le pide declarar nada por hacerlo o no hacerlo.

"Claro," dirán algunos, "pero si no se paga ningún tipo de impuesto tampoco habrá gobierno." Y, sin embargo, gobierno si habría; lo que no habría sería Estado. Aquí tampoco se trata de cortar por lo sano y hacerse impopular de la noche a la mañana, pero toda propuesta política que se presente como alternativa a la opción demócrata debería ser "pro recorte paulatino," pues votando pero siguiendo financiando no se elimina la raíz de este problema. Después de todo, la única función legítima de gobierno es la judicial (la legislativa y ejecutiva es propia de los propietarios) y es fácil mostrar cómo la financiación en este ámbito repercute positivamente en la calidad de la justicia impartida cuándo ésta es privada y no pública. Hoy día, tal y como reconoce Almudena Negro, sólo existe una opción política de fondo, es decir la social-democracia, luego el ciudadano sólo vota para determinar qué partido cumplirá mejor este proyecto, y la idea de que la justicia debe ser pública es parte de ese programa unívoco de pensamiento. Si realmente se quieren separar los poderes de gobierno, la tarea primordial ha de consistir en restituirlo a su tarea legítima originaria, es decir, a la protección de la vida, la propiedad privada y los contratos, y dejar que sean los individuos los que legislen y ejecuten en sus terrenos alodiales inalienables.


Creo que la charla de Almudena Negro tiene un eco inconsciente de resonancia en la población que, sin saberlo muy bien, también tiene esa impresión, tal y como yo mismo la tuve hace años, de que el político (el funcionario) le está tomando a uno el pelo, que el ciudadano tampoco tiene en verdad una opción real de elegir nada, que todo parece como si los políticos ya lo hubieran decidido todo de antemano y sólo contaran con nuestro voto para poder implementar sus programas de partido y, en el fondo, que de nada sirve negarse frente a este hecho. Sin embargo, creo que aquí el pueblo es también responsable de esta dinámica (por más inconsciente que éste sea o lo parezca ser), pues de una manera o de otra se ha dejado seducir por la idea de que resulta posible hacer un uso partidista de las funciones de gobierno. Esto nos ha llevado a una situación donde el ciudadano de a pie considera que el político puede representarle en relación con derechos que son "irrepresentables" en el mundo real por tratarse de meros privilegios; es decir, de excepciones a la norma. Desencantado, como ningún individuo puede exigir de su vecino que le pague la factura del médico, o la del colegio de sus hijos, votamos a un político con la expectativa de que éste lo pueda hacer por nosotros. Y, sin embargo, resulta del todo incorrecto decir que uno tiene derecho a la salud económica de otra persona aunque se use a un político como comodín para justificarlo. La única manera que tiene un Estado no productor para dar a unos consiste en quitar primero a otros. Y es obvio que ese que recibe los privilegios y excepciones los ha de tomar con buen gusto, pero lo mismo no puede decirse de ese que renuncia de forma involuntaria a parte de sus ingresos para poderlo financiar. Para poder contar con una alternativa clara a la social-democracia actual, hay que eliminar los dos componentes del binomio y no sólo uno, es decir, se trata de eliminar tanto el socialismo como la democracia. Si robar, asesinar y faltar a los contratos son actividades contrarias al derecho, votar o no votar carece de sentido; pues ¿Para qué se vota?

Friday, December 11, 2015

ABSURDO IDEOLÓGICO

Mientras el Mundo se distancia totalmente de las ideas marxistas, en Colombia, toda una serie de ideólogos trasnochados pretenden revivir  ese catecismo que fracasó en todas partes. Ante la bancarrota de todos los gobiernos izquierdistas quieren hacerle creer a los colombianos que aquí esa clase de régimen es la gran solución para el atraso.

Luego de haber mostrado su ineptitud en el ejercicio del poder en países de todos los continentes la izquierda mundial creó el Foro de Sao Paulo, allí como siempre hubo ríos de verborrea, proclamas y discursos a rodo, todo bajo la inspiración de el régimen de Cuba.

Con la inspiración de los hermanos Castro empezaron  a llegar al poder mandatarios izquierdistas plenos de ideología y dogmatismo pero carentes totalmente de sentido común. Estos regímenes del “Socialismo del Siglo XXI” financiados por el petróleo de Venezuela empezaron a formar asociaciones económicas y políticas muy especiales. Surgió el Alba, una especie de mercado común de bolsillo. Apareció Unasur, una especie de OEA sin anglosajones y bajo la dirección no disimulada del mandatario de Venezuela. Se amplió Mercosur para permitir la entrada de Venezuela. Los hilos del tinglado se manejaron desde La Habana, pero la voz cantante e insultante la llevó el Gobierno Venezolano.

A medida que creció la megalomanía y arrogancia del mandatario de Venezuela y su corte, el Gobierno de Colombia se sumió en un complejo de inferioridad, adoptando una actitud servil hacia su vecino. Mientras el señor Chaves regalaba petróleo y sonrisas para sus satélites, llovían los denuestos y amenazas para Colombia. Esto continuó y se acentuó al llegar al poder el heredero al trono, Nicolás Maduro. Por tener alojados en Venezuela a los dirigentes subversivos, el Gobierno de Colombia se volvió un mandadero sumiso, el Estado garante también actuaba como un cómplice de sus huéspedes. Tanto subieron el abuso y la sumisión, que en alguna ocasión el Mandatario de Colombia, un petimetre de clima frio, tuvo que irle a rendir pleitesía al Presidente de Venezuela en el bochorno de Puerto Ayacucho.

Como respuesta a los insultos, el Presidente de Colombia y su canciller se volvieron más obsecuentes, extraditar culpables e inocentes a Venezuela se tornó una rutina. Además el Gobierno de Colombia  promovió el nombramiento de Ernesto Samper como Presidente de Unasur para que sirviera de alcahueta en los desafueros de la dirigencia venezolana. Para rematar la humillación se presentó la expulsión de colombianos y el cierre de la frontera, ante esto el Gobierno de Colombia tuvo  la habitual actitud pusilánime.

Después del terremoto electoral ocurrido en el vecino país, cabe preguntarse ¿qué puede pasar si Venezuela expulsa a los señores de las Farc y renuncia a ser “garante” de la comedia de la Habana? Surgen algunos candidatos para llenar ese papel, pueden ser Nicaragua, Zimbabue, Erítrea o Corea del Norte, probablemente la mejor opción la tiene Nicaragua, por el idioma, sería traumático que tener que traducir órdenes y agravios de idiomas tales como el Swahili, el Tigrinya o el Coreano. 

En medio de todas las agresiones y ofensas, hay que considerar la responsabilidad del mandatario de Colombia, ante la arrogancia de los Líderes del Socialismo del Siglo XXI, mostró más dignidad el Jefe de Estado de Guyana, un pequeño país que escasamente supera el millón de Habitantes.

Con el desplome del Foro de Sao Paulo, parece que éste va a quedar reducido a los hermanos Castro, los hermanos Santos y Piedad Córdoba.   

Jaime Galvis V.

Sunday, December 06, 2015

DICTADURA MEDIÁTICA

Los medios de comunicación son un poder poco controlado y frecuentemente abusivo. Desde el Siglo XIX, los periódicos tuvieron una influencia muy grande en la opinión pública. En Europa y Norteamérica fueron un factor determinante en el manejo del poder.

La gran pugna entre Randolph Hearst y Joseph Pulitzer tuvo como cuadrilátero a los Estados Unidos de Norteamérica, allí mediaron toda clase de trampas y suciedades, la obsesión por acaparar la opinión pública y la influencia en el Gobierno los llevaron a usar armas muy poco limpias. Esto llegó a influir en las mismas relaciones internacionales del País, la guerra de Cuba fue una verdadera idea fija de Hearst. Además del conflicto de los más poderosos, menudearon los periódicos sensacionalistas y banales. La política menuda la manejaron los medios de comunicación.

En Gran Bretaña también grandes magnates periodísticos manejaron los hilos de la alta política, dos personajes emblemáticos de una prensa poderosa y muy poco limpia, fueron Robert Maxwell y Rupert Murdoch. El primero de ellos estuvo implicado en asuntos muy poco limpios que incluyeron casos de espionaje. Ha sido el único magnate de los medios que recibió un inesperado castigo su extraña muerte en altamar tiene todos los vestigios de una ejecución. Murdoch extendió los hilos de su telaraña periodística desde su nativa Australia, hasta Gran Bretaña y posteriormente hizo metástasis en los Estados Unidos de Norteamérica. Se hizo famoso por sus métodos de espionaje periodístico y su torcida manera de obtener noticias, en lo cual resultaron implicados muchos de sus subalternos.

Además de los más notorios piratas mediáticos, la prensa frecuentemente es tendenciosa en favor de determinados intereses políticos, es una actividad sucia pero no ilegal. En Estados Unidos de Norteamérica, diarios de gran poder económico y amplia difusión, tales como New York Times y Washington Post, favorecieron amplísimamente a mandatarios tales como Roosevelt y Kennedy multiplicando sus cualidades y ocultando sus carencias, al mismo tiempo, satanizaron a presidentes tales como Nixon y Reagan resaltando sus errores. En Francia también los medios han sido muy tendenciosos, casi pueden calificarse de sectarios. La Prensa en los países comunistas no tuvo mayor influencia, fue un simple transmisor de los actos de gobierno. Periódicos tales como Pravda e Izvestia siempre se distinguieron por su absoluta aridez.

En Latinoamérica, los medios de comunicación, tradicionalmente fueron empresas de familia y generalmente tuvieron un carácter notablemente parroquial.  Sin embargo la politización de los diarios siempre fue muy acentuada y la objetividad ha brillado por su ausencia. Esto ha sido muy notable en Colombia, donde los más importantes periódicos han sido órganos de difusión al servicio de las dinastías criollas. Es muy triste ver a los diarios más importantesdel país dedicados a inventarle méritos a personajes ineptos, a hacerle propaganda a obras y realizaciones no iniciadas, a pintar una situación de prosperidad cuando todos los indicadores económicos presagian una bancarrota. Naturalmente quienes no pertenecen a las castas de “gente bien” son criticados y ridiculizados con verdadera saña.

Además de la desorientación política, los medios se volvieron jueces de toda clase de actividades, pueden arruinar una empresa acusándola de afectar el medio ambiente o de perjudicar a los consumidores y si eso no es cierto, no hay rectificación. Pueden atribuirle delitos a cualquier persona y arruinarle la vida mientras demuestra que eso no era verdad. Cualquier locutor o gacetillero se torna en un omnipotente juez de la conducta ajena. Además gozan del privilegio de divulgar toda clase de barbaridades pseudocientíficas acerca de temas de los que no conocen ni el forro. 

Jaime Galvis V.  

Sunday, November 22, 2015

MENTALIDAD MONÁRQUICA

El aislamiento de Colombia le ha impreso al País dos características muy protuberantes, el parroquialismo y un mal disimulado monarquismo. La mentalidad actual en Colombia guarda muchas similitudes con la que imperó en la España del Siglo XIX. La tan mencionada violencia bipartidista es un remedo de las Guerras Carlistas, conflicto de dinastías rudimentarias, pero dinastías. Por algo en Colombia se habla siempre de “casas”, la Casa López, la Casa Lleras, la Casa Gómez, la Casa Ospina, la Casa Santos, etc. Aquí el término “casa” reemplaza al ducado, el condado o el marquesado.    

Tanto como esta mentalidad domina en la capital, en los medios pueblerinos y rurales persisten las “buenas familias” y los apellidos son una especie de certificado para llegar a posiciones del Estado. En Colombia pululan los boyardos. No hay en todo Latinoamérica un país más nepótico que Colombia, Los mismos apellidos se repiten hasta el cansancio en la Presidencia y en las altas y  medias posiciones del Gobierno. Las ceremonias y protocolos democráticos no pueden disimular el poder de los intereses dinásticos.   

Hace unos cuantos días un caricaturista, investido de columnista de un importante periódico, al referirse al actual mandatario nacional decía que se preparó durante toda su vida para la Presidencia, al leer eso cualquiera infiere que la presidencia en Colombia es un cargo hereditario, simplemente se trata de un heredero al trono ¿O al solio? Hace unos meses apareció en la Embajada de Colombia en Madrid un libro biográfico del actual mandatario, pleno de ditirambos y de relatos acerca de su placentera juventud, del cual pudiera pensarse que se refiere al Rey Juan Carlos!

Cuando llega a la Presidencia alguien no perteneciente a las familias proceras, automáticamente se desencadena un huracán mediático de infundios, calumnias, insultos y ridiculizaciones. Naturalmente la prensa pertenece a las “casas”, además controlan los medios audiovisuales, ya directamente, ya por presiones económicas. La única fuente de información realmente libre es el Internet, por lo cual la actividad de las redes sociales se ha constituido en un verdadero desfogue de la opinión popular. Naturalmente este cambio es muy reciente y no tendría nada de raro que en cualquier momento, sea objeto de censura.

Naturalmente los presidentes y altos dignatarios pertenecientes a la nobleza criolla gozan del privilegio de poder ocultar sus desaguisados, ya se trate de disparates económicos, fraudes electorales descarados, vínculos con la delincuencia o abiertos desfalcos. Una de las actividades favoritas de la aristocracia criolla es el desempeño de sinecuras diplomáticas, por tanto un apellido de relumbrón es mucho más importante que los conocimientos de dicha actividad. Por eso no son extraños los sonoros fracasos de la diplomacia de Colombia.

Otra particularidad de la “nobleza criolla” es el mimetismo, según conveniencias, algunos de sus miembros aparecen disfrazados de marxistas o de cualquier clase de populismo que está de moda, se tornan extremistas radicales. Estos émulos de “Felipe Igualdad” no tienen reparos en fungir como apóstoles del proletariado, eso si con una inconfundible inclinación a pertenecer a la Gauche Caviar. La revolución la hacen en los clubes sociales o en buenos restaurantes parisinos. Para ellos no cabe la posibilidad de meterse al monte. Pero de tanto representar la comedia, ya se les conoce el libreto. 

Todo esto puede parecer pintoresco, pero cuando la salud del “Príncipe” es más importante que el futuro de la Nación, la situación se torna preocupante.


Jaime Galvis V.  

   

Wednesday, November 18, 2015

NEOCOLONIALISMO

En Colombia se hacen muy frecuentes alusiones a la época colonial y la emancipación del dominio español. Ahora cabe analizar si dentro de la Nación Colombiana se está ejerciendo un colonialismo disimulado respecto a determinadas regiones. La organización estatal de Colombia guarda muchas semejanzas con el Virreinato de la Nueva Granada. Una exagerada centralización y un marcado desdén por las regiones periféricas y sus habitantes. Las inversiones en infraestructura, en industria, en educación, en salud y en otros aspectos son demasiado desequilibradas, por lo cual las áreas fronterizas y costeras presentan un notable atraso en todos los aspectos. La herencia colonial se ve reflejada en esa notable actitud parroquial de la capital respecto a las provincias, a los “calentanos”.


A pesar de la extensión del país y de la tradicional deficiencia en medios de transporte, siempre ha habido una administración exageradamente centralista, por lo cual desde Bogotá se decide la suerte de actividades que no tienen nada que ver con esta ciudad y en general las decisiones las toman funcionarios que desconocen las regiones y sus particularidades. Puede analizarse lo que ocurre en relación al mar. Aunque la capital está situada a gran distancia de los litorales se creó hace algunas décadas un engendro burocrático denominado Colpuertos, se suponía que dicha agencia estatal sería la rectora de las actividades portuarias. Fue un rotundo fracaso que estanco la actividad portuaria por años. La negligencia gubernamental es tal que en Colombia no existe una flota pesquera digna del nombre, no hay una marina mercante, se pierde gran parte del mar territorial y no pasa nada.


Alguien decía en el Valle del Cauca que “Dios está en todas partes pero despacha desde Bogotá”. En una actividad económica totalmente ajena a los medios capitalinos como es la industria azucarera, el gobierno solo se manifiesta imponiendo multas casi confiscatorias, sin tener en cuenta que dicha industria es la base de la economía regional. La minería de oro es la base económica de varias regiones, pero no de la periferia capitalina, la torpeza burocrática la está convirtiendo en delito.


Legislan acerca de un oficio que desconocen. El cultivo del café se halla distante del altiplano donde se encuentra el gobierno, por tanto el manejo del tema está totalmente desenfocado, tanto así que la entidad rectora de esa actividad se transformó en un “resort” vacacional para a aristocracia capitalina. La explotación del petróleo se tornó la mayor fuente de ingresos para el País, naturalmente la alta gerencia criolla poco sabe de hidrocarburos, por tanto el manejo del tema ha sido errático y torpe. Algunos de los principales departamentos productores son objeto de un abandono patético. En el Putumayo y Arauca  gobierna la subversión, carecen de vías de comunicación adecuadas y no están incluidos en las promesas de “la prosperidad”. Estos departamentos son manejados como verdaderas colonias. El descuido gubernamental los ha dejado en manos de los países vecinos. No es mejor la situación de otros departamentos fronterizos como Chocó, Nariño, Norte de Santander, la Guajira, cuyos habitantes viven al vaivén de los estados de humor de los mandatarios de los países fronterizos.

La situación del Litoral Pacífico es absolutamente lastimosa, un abandono total, las gentes allí se sienten ciudadanos de tercera clase, la inversión pública es irrisoria y como consecuencia de la miseria, la situación de orden público es espantosa. ¡Cuidado que esa colonia puede aspirar a independizarse! 


Jaime Galvis V.

ECONOMIA FRONTERIZA

Ante el cierre de la frontera de Venezuela, las zonas limítrofes se encuentran en una difícil situación económica y las acciones gubernamentales para remediar la crisis no aparecen por ninguna parte. La producción de carbón de Norte de Santander se encuentra embotellada. Ante la crisis del sector eléctrico, sería aconsejable un ensanche de la termoeléctrica de Tasajero con lo cual se absorbería gran parte de la producción de carbón de esa zona.

Por otra parte el País debe incorporar la región del Catatumbo ya que se encuentra prácticamente enajenada de la soberanía de Colombia. Allí hay grandes reservas de carbón que podría usarse para una planta de generación eléctrica en La Gabarra. Al Norte de la mencionada población hubo un campo petrolero denominado Río de Oro el cual fue abandonado estando en producción, de allí fluía un crudo liviano de excelente calidad. En el curso del Catatumbo se presentan extensos depósitos de fosfatos que podrían explotarse fácilmente. El abandono de esa región fronteriza, actualmente en manos de la delincuencia puede llegar a tener consecuencias graves para la soberanía en dicha zona. Otro sector abandonado es la región del Sarare, una triste trocha, pomposamente denominada la “Carretera de la Soberanía” lo comunica con Pamplona y con el Arauca, allí también hay una importante reserva de carbón cuya salida a Venezuela fue cerrada.

El Arauca también se halla en una situación crítica, su comunicación con Cúcuta y Pamplona través de territorio venezolano fue suspendida, por tanto solamente pueden salir por la “Carretera de la Soberanía” o por una  carretera que lleva a Villavicencio en una gran distancia.  El abandono del departamento de El Arauca es realmente aberrante, no solamente están al margen de las inversiones públicas, están marginados hasta de las falsas promesas. A pesar de disponer de algunas de las mejores tierras del Piedemonte Llanero, la pobreza y el desgreño aunados a la despiadada extorsión de las guerrillas, mantienen esa zona en permanente crispación.     

La Guajira es otro departamento dejado de la mano de Dios y del Gobierno el desconocimiento de la alta burocracia respecto a este departamento es proverbial, no hace mucho tiempo  un ministro de agricultura declaró que la presa de El Cercado era un  elefante blanco: ¡El primer embalse que se ha construido en la región más seca del País! Cada vez que hay problemas de sequía en la Alta Guajira hacen más pozos en unos acuíferos que se están salinizando. La verdadera solución allí sería una planta desalinizadora que permitiera a los nativos de esa región un abastecimiento continuo de agua con lo cual se fomente un sentido de pertenencia a Colombia. No se debe olvidar que gran parte de la población indígena tiene doble nacionalidad y su principal actividad económica es el contrabando. En la Baja Guajira podrían haber otros dos elefantes blancos como el de El Cercado, en los ríos Jerez y Tapias con lo cual se puedan hacer obras de irrigación y suministrar agua al creciente núcleo portuario de Dibulla.

La situación económica de los departamento fronterizos de vichada y Guainía es bien triste. El Sur del Vichada se comunicaba con Puerto Carreño por una carretera venezolana. Es necesario que se construya una vía por la margen occidental del río Orinoco. Además la comunicación de Puerto Carreño con el interior del País es precaria, la carretera solamente es transitable en el verano. El Guainía es un polo de inaccesibilidad, no tiene vías que lo comuniquen con el interior del país. El acceso a la parte sur del departamento se hace generalmente a través de territorio venezolano. ¿Por qué tanto abandono? Es un peligro para la integridad territorial de Colombia.    

Jaime Galvis V.

Saturday, October 17, 2015

VERDADERA AGRESION

En los medios gubernamentales de Colombia hay una exagerada hostilidad respecto a toda clase de comentarios que critiquen el proceso de paz con las Farc. El que disiente de lo que acuerdan en esas conversaciones es titulado de guerrerista, de fascista y otros epítetos.


Hay un aspecto al cual hay muy pocas referencias y es el tono de dirigirse las Farc a la ciudadanía. Hay un medio de divulgación de dicho movimiento guerrillero, denominado Anncol, al cual se puede acceder por Internet.  Allí se presentan toda una serie de escritos, editoriales etc., en los cuales  proliferan las amenazas y las actitudes agresivas. 


El Gobierno de Juan Manuel Santos es muy susceptible a la crítica que le hacen los escasos medios de comunicación legales y realmente independientes, pero las publicaciones de Anncol son virulentamente críticas del Gobierno, un editorial tal como el de lunes 10 de Septiembre del presente año el cual se titula ”Ilusiones sin expectativas: La Economía Colombiana en profunda crisis.” Dicho editorial en su primera parte dice lo siguiente: “ El Oligopolio Mediático Contrainsurgente de Colombia, del cual hacen parte la Oficina de Prensa de la Presidencia, junto con los periódicos de la familia Santos y su sobrino semanal, insiste en “maquillar” y mostrar la terrible realidad de la crisis general en que se encuentra la sociedad colombiana, como si no pasara nada, lo que recuerda la copla popular colombiana “del pobre Lara que escupió pa’rriba y le cayó en la cara”…”, el mencionado editorial continua en la misma tónica, es un texto que deja corto a un opositor de la talla de Fernando Londoño.


El estamento judicial también es aludido en editoriales tales como el publicado el30 de Septiembre Titulado “Dos Funcionarios de un promisorio Pasado”; se expresa así: “Reyezuelos en su pino (sic), típicos representantes dela arrogante y prepotente casta clientelista colombiana que ha gobernado el país durante siglos cambiando votos por puestos públicos y obviamente por presupuesto de la nación y defendiendo sus privilegios a mordizco limpio. El Fiscal Monte Alegre que dispone de 30 mil puestos a su leal saber y entender y un presupuesto de un millón de dólares diarios que le permite hacer oscuras maniobras contractuales con la señora Natalia Springer von Schwarzenberg (que  se llamaba hasta Febrero de 1999 NATALIA MARIA LIZARAZO  GARCIA) y el Procurador Ordóñez  con más de 3500 cargos a su disposición y presupuesto semejante al que maneja el Fiscal. Una alusión así hecha por un ciudadano de a pié puede significarle que la Fiscalía lo “judicialice” y pueda ir a para al “bunker”.  


También vale mencionar escritos referentes directamente a Juan Manuel Santos, desde algunos hace meses en que lo calificaban de bipolar, hasta los más recientes. Una columna titulada “Vale la Pena Seguir en La Habana” aparecida el 19 de Octubre, dice en uno de sus apartes: “… ¿Cuál de estos dos sectores de la Oligarquía se impondrá en el próximo futuro? De momento parece ser que a pesar de las fluctuaciones, indecisiones y bandazos y tartamudeos típicos del presidente Santos y gracias a la flexibilidad de la comandancia de las Farc, para no dejarlo patear la mesa de La Habana…). ¡Que el adversario lo odie es explicable, que lo desprecie es preocupante!  


Por último se puede mencionar la actitud de los editoriales y columnas de Anncol respecto a los problemas con Venezuela. Abiertamente toman partido por el país vecino. ¿Eso no es lo que llaman traición a la Patria?


Jaime Galvis Vergara  

Sunday, October 11, 2015

OTRO IDIOMA

En Colombia, además de las lenguas de los grupos indígenas, existen dos idiomas, uno de ellos es el lenguaje popular con sus diferentes modalidades regionales, es un Español colombianizado. El otro idioma es ese lenguaje pomposo y alambicado, tan frecuente en los medios gubernamentales y en ciertos periódicos,, el cual le produce desconfianza y a veces repugnancia a la generalidad de los colombianos. Este último es muy característico en sus frases y en el uso de ciertos términos. En cierto modo recuerda al “hexagonal” de los franceses, el cual por pretender ser refinado se torna ridículo y empalagoso.

Las muletillas del segundo idioma en Colombia son muy abundantes y generalmente le dejan al lector la sensación de que le están tomando el pelo. Frases tales como: “tomar medidas”, “abrir espacios”, “limar asperezas”, “actores armados del conflicto”, “dictar medida de aseguramiento”, “sufragar gastos”, “crear vínculos”, “dirimir conflictos”, “delegar funciones”, “crear consensos”, “arbitrar recursos”, “hacer votos”, “investigación exhaustiva”, “canales de distribución”, “actividades lúdicas”, “erogaciones cuantiosas”, “perdida de investidura”, “ajustes tributarios”, “imponer sanciones pecuniarias”, “auscultar la opinión”, “velar por el cumplimiento”, “régimen de bancadas”, “necesidades básicas insatisfechas”, “gasto suntuario”, “concierto para delinquir”, “derechos especiales de giro”, “el agro”, “amigable con el medio ambiente”, “desarrollo sostenible”, “facilidad del clima de inversión”, “soberania alimentaria”, “tierras sometidas a extinción de dominio”, “cátedra de la paz”, “órganos competentes de nuestra institucionalidad”, “conexidad política”, “marco de comprensión o paradigma”, “restricciones de la libertad bajo condiciones especiales y diferenciadas”, piedra angular”, “interiorización del respeto a los derechos humanos”, “estar en mora de” : Toda esa verborrea llena de supuestos giros literarios, saturada de tropos y eufemismos, con indudable dejo de hipocresía satura los escritos jurídicos, políticos, económicos y a veces hasta los partes policiacos revistiendo todo de una solemnidad ridícula. Cualquier noticia de baranda de juzgado esta plena de  frases tales como “el presunto individuo”, “la víctima del deceso”, “con una expresión ominosa” u otras barbaridades por el estilo.

En toda clase de escritos en Colombia es frecuente la búsqueda de palabras rebuscadas y de giros complicados y empalagosos. Para el común de los colombianos toda esa jerga supuestamente refinada es un verdadero castigo es algo que se conoce como carameleo. Esto se nota inmediatamente en cualquier comunicado oficial y curiosamente lo resalta el escritor peruano Mario Vargas Llosa en su novela titulada “La Fiesta de Chivo”. 

La literatura gubernamental colombiana se parece un poco al complicado lenguaje usado por la burocracia virreinal en la época de la colonia. Ese gongorismo tropical, lleno de cultismos y metáforas es profundamente antipático para el ciudadano común y corriente, por lo cual algún gobernante reciente que gusta de hablar en “Colombiano”, continua teniendo una gran popularidad a pesar de no llevar las riendas del poder. Eso de hablar de gasto y no de erogación o de platica en vez de efectivo ha sido un gesto de cortesía para el ciudadano de a pié que lo agradece. En este País la pomposidad en los discursos y  en los comunicados de radio y televisión siempre ha sido una barrera entre los gobernantes y la ciudadanía.     

Jaime Galvis V.